gtag('config', 'AW-593394396');

La autonomía es aprender a realizar por uno mismo todas aquellas tareas que se les encomiendan. Esto en un futuro, les convertirá en personas autosuficientes para la vida diaria y para satisfacer sus necesidades. 

La autonomía es fundamental para un crecimiento sano de los niños y niñas, ya que les proporciona las herramientas necesarias para que su desarollo general sea el óptimo. 

 

Así que veamos, ¿cómo fomentamos el desarrollo de la autonomía?

Su desarrollo debe ser gradual; poco a poco irán adquiriend las estrategias y las irán implantando en su vida cotidiana. Por ejemplo, vestirse solos, guardar sus juguetes, ayudar en las tareas de casa, etc. Este tipo de aprendizaje le ayudarán a irse preparando poco a poco para la vida adulta, creando en ellos el sentido de la responsabilidad.

 

Os exponemos algunas ideas para el fomento de la autonomía en los niños y niñas:

Higiene y auto-cuidado personal:

Respetando el ritmo de maduración fisiológica de los niños y niñas, empezaremos a enseñarles a bañarse solos, a lavarse los dienes, lavarse las manos…

 

Autonomía al vestirse:

Empezaremos a enseñarles a que ellos mismo se pongan las diferntes prendas. Y cuando controlen este aprendizaje básico, les dejaremos que ellos mismo decidan sobre qué prendas ponerse, ¡a ver cómo nos sorprenden! 

 

Hábitos alimentarios:

Después de enseñarles a que ellos coman solos, cogiendo los cujbiertos de forma correcta, pasaremos al siguiente paso: que aprendan la normas básicas de. laconducta en la mesa y la rutina horario. Y después de este paso, les dejaremos que elijan ellos mismos la comida en algunas ocasiones, siempre animándoles a comer sano. 

 

Vida en sociedad:

Esta enseñanza es de vital importancia también, ya que les ayudará a tener buenos hábitos sociales en su vida adulta. Este es el momento de que sepan qué es la empatía, por ejemplo, pues les ofrecerá la posibilidad de ponerse en el lugar del otro. 

 

autonomia de los niños

 

Sigue estos consejos e irás viendo los frutos en el desarrollo de la autonomía de las niñas y niños, la fortalecerán haciendo que tengan una feliz infancia y, por supuesto, en su vida adulta.