gtag('config', 'AW-593394396');

La motricidad fina se refiere al la coordinación de movimientos musculares pequeños, como las manos, las muñecas, los dedos, los pies, la lengua y la boca. Y el desarrollo de ellos en los niños y niñas, puede potenciarse con actividades muy sencillas.

Cuando existen problemas en su desarrollo es necesario realizar este tipo de actividades para practicar movimientos que les ayuden su buen desarrollo, aunque es beneficioso para todos los niños y niñas cuando son pequeños para mejorar aún más sus capacidades. Y lo mejor de todo esto, es que hay multitud de actividades divertidas, que conseguirán potenciar la motricidad fina de los niños y niñas mientras se divierten, no es necesaria una terapia convencional, sino que, desde nuestra propia casa. Así, que, ¡manos a la obra!

ejercitar manos niños

Este trabajo sobre la motricidad fina se ve reflejado directamente en los movimientos finos que le aportarán seguridad y autonomía en sus actividades cotidianas.

Lograrán desarrollar su independencia y podrán ir realizando actividades con cada vez mayor complejidad. 

Escribir, comer, vestirse y lavarse los dientes, son actividades cotidianas que se ven afectadas según el desarrollo de la motricidad fina.

Actividades para potenciar el desarrollo de la motricidad fina de tus hijos. 

Hacer pulseras y collares.

Practicar estas manualidades resulta muy beneficioso para los niños y niñas: se divertirán mientras ven el resultado de su trabajo, lo que les enseñarán a valorar el esfuerzo y, por supuesto, ayuda a desarrollar su motricidad fina.

¿Qué necesitamos? El material que necesitamos, lo tenemos en casa: ¡podemos probar a hacer pulseras y collares con pasta! Y para unirlos, no servirá con una cinta o un lazo. Para que quede aún más bonito, podemos pintar la pasta con pintura o colorante de alimento,

Esta actividad puede realizarse a partir de los 2 años, antes será bastante complicado para los pequeños, pues necesitarán cierta habilidad motora para coger los materiales y acertar a colocarlos en su sitio.

 

hacer collar con macarrones

 

 

 

Jugar con plastilina.

Al ser moldeable, es un excelente recurso para estimular los músculos de las manos y los dedos, consiguiendo tener más fuerza. Además, su textura les parece agradable.

Extendiendo la plastilina, hacer churros y bolas para aplastarlos después, moldear formas, números, letras… todo esto servirá para ejercitar su motricidad fina trabajando su destreza y ganando fuerza, a la vez que se estimula la concentración. Se entrenará el movimiento pinza en las manos, que es fundamental para escribir.

juego plastilina niños

Pintar con los dedos

 Pintar con los dedos es una forma de iniciar a los niños y bebés en el mundo del arte y en la expresión artística. Esta actividad es recomendable a partir de los 6 meses. es a esta edad cuando los niños y niñas están preparados para desarrollar mejor el tacto y la sensibilidad artística, con lo que conseguirán comenzar a crear con total expresión propia.

Los pequeños se lo pasarán bien y despertarán su ingenio e imaginación y, como venimos diciendo durante el artículo, potencia el desarrollo de la motricidad fina ya que estimulan el movimiento de los dedos y las manos. 

motricidad fina niños

Anímate a practicar estas actividades en familia, porque además de divertiros, ayudarás a tus hijos a potenciar el desarrollo de su motricidad fina. 

En Centros Ludiland, realizamos actividades con las que nuestros alumnos aprendan de la forma más dinámica. Diversión y aprendizaje al mismo tiempo.