Si has llegado hasta hacerte la pregunta de ¿Cómo puedo montar una franquicia?, queremos darte la enhorabuena, significa que quieres montar un negocio y ser tu propio jefe. El primer paso y el más importante está dado.

Hay unos pasos que deberás dar para montar una franquicia y convertir tu negocio en uno de éxito:

1. Elige el sector de tu negocio:

Tras pensar que quieres formar parte de una familia, lo siguiente que deberás hacer es pensar que tipo de franquicia quieres formar parte, es decir, a qué tipo de sector quieres dirigirte: hostelería, educación, comercio… Lógicamente, deberás escoger al que más afín tienes debido a tu experiencia profesional. Si has estudiado educación primaria o infantil, quizás una franquicia de educación será lo más acertado, pero esto no es determinante, lo más importante será tus motivación y capacidad para sacar el negocio adelante.

2. Busca tu franquicia afín:

Dentro de un mismo sector hay numerosas franquicias y cada una de una manera distintas, por ejemplo, dentro de la categoría restaurantes hay unos que se dirigen a un público y otros a otro tipo. La franquicia se convertirá en tu amigo y mejor apoyo en el camino que has decidido comenzar, por eso esta elección es muy importante

3. Contacta con ellos:

Cada franquicia es un mundo y cada una tiene sus pasos y condiciones. Pregunta todas las dudas que tengas y haz todos los números que tengas que hacer. En el momento, que decides seguir hacia delante, entras en un proceso de negociación entre la franquicia y tú.

Seguramente te hagan una entrevista previa, no te preocupes. No te pongas nervioso/a, es sólo para valorar si eres apto para llevar un negocio y saber si reúnes la formación y motivación adecuada para entrar a formar parte de la familia

4. La búsqueda del local adecuado:

La franquicia te pondrá unos parámetros específicos de local que tendrás que cumplir. Tomaté tu tiempo, examina bien tu ciudad y las zonas de esta. Visita varios locales e, incluso, si tienes un amigo o profesional de la construcción que te pueda acompañar, mejor, él te dará una visión objetiva del local.

Ciertos locales a simple vista parecen perfectos, pero a medida que empiezas a trabajar en él, aparecerán problemas que no están a simple vista: tuberías oxidadas, humedad, problemas de comunidad…

5. Comienza las obras:

Normalmente, la franquicia te dará varias opciones.

Llave en mano: Tú no te tendrás que preocupar de nada. La franquicia se ocupará de todo, tu solo deberás poner el dinero y la mano al final para recoger la llave. Es la manera más sencilla de entrar a formar parte de la franquicia, aunque no la satisfacción de ver el local acabado será nula o casi nula, al no haber estado día a día allí.

Obras conjuntas: En Ludiland siempre decimos que tú eres quien se va a pasar allí la mayor parte de tu tiempo, así que tu mejor que nadie tiene que tener el poder de decisión para decir si quieres el local de una forma u otra dentro de las opciones de la franquicia. De esta forma, la franquicia te propondrá diversos planos de distribución del local y tu deberás elegir cual te conviene y te gusta más. A partir de aquí, las obras las dirigirás tu junto a la empresa que hayas contratado, la franquicia deberá otorgarte todo lo necesario para facilitarte este proceso desde el diseño de local hasta los materiales que necesitas para el suelo o techo

Libertad total: Aquí la franquicia te dará vía libre a las obras y comenzarás con ellas tan rápido como consigas la empresa de reformas y un arquitecto técnico que pueda llevarte todos los papeles que se necesiten. La franquicia deberá ayudarte el diseño y otorgarte todos los materiales que necesites.

¡Busca la forma que más te convenga!

6. Formación y firma del contrato:

Mientras las obras estén en proceso, será mejor no perder el tiempo. La franquicia deberá darte la formación necesaria para que el día de la apertura puedas conocer tu negocio y como trabajar en él. En esta formación te enseñarán sobre la resolución de problemas, así que presta mucha atención a todos los detalles.

Podrá ser presencial, de forma que el equipo de la franquicia se desplace a tu ciudad para enseñarte cómo funciona la empresa o incluso, te invitarán a trabajar durante un tiempo en uno de sus locales para que conozcas bien al fondo procedimientos de trabajo.

7. Comienza a reclutar a tu equipo:

Una vez tengas todo preparado, lanza las ofertas de trabajo de los puestos que tengas vacantes. Este proceso será cansado y largo, pero podrá decidir si tu comienzo es un éxito. Valora todas las opciones y no tengas miedo en incluso delegar creando así también encargados si fuese necesario.

8. Pedido de proveedores:

Antes de la apertura deberás proveer a tu local de los productos que sean necesarios. En este proceso, cada franquicia tiene sus condiciones: con algunas las tendrás que hacer a través de ellos y otras te darán la libertad de gestionar tú tus propios pedidos.

9. Apertura e inauguración:

Aunque este proceso lo hemos resumido en un post, puede durar incluso 6 meses, por eso este día es tan deseado. Marca una fecha de apertura, siempre mirando por su negocio, quizás si eres un restaurante, un lunes no sea la mejor opción para la apertura, sin embargo, el jueves será el día idóneo.

Una vez marcada la fecha, comienza a comunicarla a través de todos los medios posibles: redes sociales, prensa, radio o incluso en físico en la fachada de tu local. Habla con tu franquicia para que te ayude con la campaña y conseguir así que desde el primer día sea un éxito.

Montar un negocio y ser parte de una franquicia da varias ventajas a ti y a tu negocio. Te rodearás de un equipo especializado y con experiencia que te ayudará en todo lo posible. Estos son los pasos que debes dar para montar una franquicia, ahora solo queda dar el paso y comenzar a ser tu propio jefe. Síguenos en las redes sociales para conocer más sobre el panorama de las franquicias: