Hoy es el Día del Sello Postal y en Ludiland aprovechamos la ocasión para compartirte algunas curiosidades en relación con estas emblemáticas estampillas.

Algunos consideran los sellos postales como simples artículos de colección, pero lo cierto, es que continúan utilizándose en las oficinas postales de todo el mundo; y es que los sellos, a través de la historia, han sido auténticos embajadores, que han dado a conocer al mundo, tradiciones y elementos representativos de sus países de origen.

A no ser que te dediques a la Filatelia, tenemos para ti algunos datos que te sorprenderán:

¿Quién inventó esto de los sellos?

El Penny Black, primer sello postal de la Historia.

El primer sello postal del mundo se conoce popularmente como Penique Negro y fue puesto en circulación em Inglaterra el 6 de mayo de 1840. Se atribuye la iniciativa al profesor Sir Rowland Hill.

Antes de que llegaron los sellos postales, era el destinatario quien debía pagar el costo de envío de la correspondencia, esto ocasionaba grandes problemas a las Oficinas Postales, pues en ocasiones no era posible dar con ellos, o simplemente se negaban a pagar. El sello implantado por los británicos era precisamente una garantía de que el emisor ya había pagado los costes de envío de su correspondencia.

La medida fue tan exitosa que otros países adoptaron pronto la iniciativa, y poco a poco, se incorporó al diseño de los sellos una serie de elementos y técnicas que procuraban evitar su calificación, destacándose los mismos por sus atractivos y peculiares diseños.

Hubo quienes desarrollaron especial fascinación por el tema y se dieron a la tarea de conservar los distintos sellos que recibían, dando origen a la filatelia, que se trata precisamente de coleccionar diversos tipos de sellos.

Los sellos más famosos tienen errores:

Dendermonde al revés.

Muchos sellos postales se imprimían con complicadas técnicas litográficas, era necesario grabar los diseños en planchas de hierro, colocar manualmente las planchas en las posiciones adecuadas y cargarlos cuidadosamente de tinta, entre una larga lista de tareas.

A la premura del momento se daban errores de impresión que en ocasiones no se lograban corregir a tiempo, dando lugar a tirajes muy limitados. De allí que algunos de los más famosos sellos de colección tengan errores. Algunos expertos en Filatelia han llegado a pagar varios miles de euros por el Cisne Invertido, el Dendermonde al revés y el Inverted Jenny, entre otras estampillas, que pasaron a la historia por el revuelo que provocó algún error en su impresión.

Hasta un millón de euros…

En su afán por tener las estampillas más extrañas y antiguas los coleccionistas organizan subastas, y consta que han llegado a pagar hasta un millón de euros por hacerse con algún sello… y es que algunos corresponden a ediciones sumamente limitada y se emitieron en momento históricos, por lo que hoy día son considerados verdaderas piezas de museo.

Podría decirse que el verdadero valor de los sellos postales es incalculable.  Estas estampillas son parte importante de la memoria artística, histórica y cultural de la humanidad.

Personaliza tu sello

Personaliza tu sello.

Más allá de la filatelia y de esta lista de curiosidades, en Ludiland aprovechamos el Día mundial de sello postal para trabajar con los peques la inteligencia visual-espacial, ellos han creado sus propios sellos, y de paso, han aprendido con nosotros sobre diversos países y su historia.

Por cierto, te contamos que muchas Oficinas de Correo en la actualidad te dan la opción de personalizar tu sello postal con tu foto, con la foto de tu mascota o la que tu prefieras ¡Algo que nadie hubiese imaginado pocos años atrás! Si quieres enviar una carta al estilo tradicional, o un paquete por correspondencia a tus amistades, no dejas pasar la oportunidad.