Nos encontramos en plena temporada de nieve y con ella, los viajes rápidos a montañas cubiertas por este elemento que puede ser tan divertido para nuestros pequeños.

Llega el fin de semana, cogemos las maletas y nos montamos en el coche hacia la montaña más cercana que tenemos. Los niños y niñas llenos de nervios porque ¡Vamos a la nieve! Pero antes de llegar deberíamos advertirles de algunas precauciones que hay que tomar:

  1. Si vamos a correr por la nieve, calentar antes un poco. De este modo, evitamos lesiones, ya que, los tendones y ligamentos fríos tienden a sufrir con más facilidad.
  2. La nieve refleja más del 70% de la radiación ultravioleta, por lo que no deberíamos mirarla fijamente y, es recomendable, el uso de gafas de sol.
  3. Es muy importante recordar que vamos a un hábitat donde nos podemos encontrar animales, por lo que no debemos asustarnos en caso de ver alguno, ni atacarlos. Estamos en tu territorio

Dicho algunas que otras recomendaciones para disfrutar al máximo de la nieve, pasemos a ¿Qué podemos hacer en la nieve?

1. El gato y el ratón

Nos pondremos en coro excepto 3 personas. Uno hará de gato que tendrá que pillar al ratón que será otro. El tercero hará de lanzabolas que su misión será molestar al gato lo máximo posible, lanzándole bolas de nieve.

El gato tendrá que alcanzar al ratón que podrá meterse dentro del coro mientras que el gato no podrá. Este juego clásico de grupo será más divertido en la nieve, ya que, usaremos a alguien que molestará al gato

2. Hacer un muñeco de nieve

Es lo más típico de esta época, pero eso no quita que sea una actividad divertida. Podemos evitar hacer el típico muñeco con zanahoria e intentar hacer el personaje favorito de nuestro peque.

3. Guerra de bolas de nieve

Vemos incontables veces en películas y series esta actividad clásica, pero sigue siendo una de las más divertidas. Proponemos crear 2 equipos y encontrar una zona que nos podamos esconder con árboles, arbustos o piedras grandes, cuando tengamos la zona escogida, ¡Que empiece la guerra! Hay que tomar algunas precauciones como por ejemplo que a la hora de hacer las bolas de nieves, comprobar que no estamos cogiendo piedras o zonas con tierra o barro.

4. Siguiendo las huellas

El clásico juego del escondite aquí tomará otro rumbo. Uno contará mientras que los otros nos escondemos, pero ¡cuidado! En la nieve se marcan las huellas, por ello, deberemos despistar con ellas, tomando distintas direcciones. Al que le toca encontrar deberá seguir las huellas y descubrir el escondite de los demás

5. Búsqueda del tesoro

Aunque también es un clásico puede ser un juego bastante entretenido en la nieve. Cogeremos una mochila que tengamos a mano y la esconderemos detrás de una roca, la cubriremos de nieve o en lo alto de un árbol. Después nuestros pequeños podrán buscar gracias a las huellas y pistas que hemos ido dejando el tesoro. Una vez encontrada, tendrán que abrir el tesoro que estará lleno de una rica merienda que recuperará gran parte de la energía que hemos gastado.

Aunque las actividades pueden ser infinitas, estás son las más económicas y divertidas de hacer. Si tenéis la oportunidad de poder montar en trineo o esquiar, no vuelvas a casa sin hacerlo.

Por otro lado, durante esta semana, nuestros pequeños de los centros Ludiland de Cáceres y Vigo trabajarán en base al Dia Mundial de la Nieve con experimentos donde crearán nieve artificial, misiones de exploración para conocer las montañas más grandes del mundo y los animales que viven en ella. Gracias a estas actividades en los centros y los días que pasemos en la nieve, nuestros pequeños y pequeñas desarrollarán la inteligencia naturalista en colaboración con inteligencias como la cinestésica o la lógico-matemática

Esperamos que os sirvan estas actividades. Si os animáis, estaremos encantados de ver fotos de la familia disfrutando de estos días de nieve, mencionadnos en nuestras redes sociales Twitter y Facebook

¿Ya has leído nuestro último post sobre los sellos postales? http://ludiland.eu/2020/01/07/curiosidades-de-los-sellos-postales/