Se aproximan las vacaciones de Navidad de nuestros hijos e hijas y con ellos, horas y horas en casa escuchando de vez en cuando un «Me aburro». Hoy se acabó ese problema, es hora de ponernos manos a la obra.

En Ludiland os enseñaremos como crear divertidas tarjetas navideñas hechas a mano. Mientras realicemos esta actividad, nuestro pequeño diseñador o diseñadora desarrollará la inteligencia espacio-visual, una inteligencia donde predomina la capacidad de trasladar sus ideas al papel ordenando los elementos decorativos en el espacio.

Sin más preámbulos comencemos:

Tarjeta Navideña 1: Papá Noel

 

Comenzaremos con una de las más sencillas. Únicamente necesitaremos un rectángulo donde poder ir pegando los trozos de nuestro Papá Noel.

La parte roja que simularía el gorro de nuestro personaje, se hará con una cartulina de este color, lo mismo pasaría con la cara, aunque esta vez, necesitaremos una cartulina rosa.

 

El borde del gorro y la frondosa barba de Papá Noel se podrá hacer con papel seda pegado y rasgado por los bordes para que no sea regular o con algodón, aunque para hacerlo más divertido recomendamos hacer bolitas con este papel e ir pegando una a una!

 

Tarjet Navideña 2: Luces de colores

Esta quizás sea de las más divertidas pero también ¡De las que más pueden manchar! Como en la anterior necesitarás la base para la tarjeta, te recomendamos que sea negra o blanca para que los colores destaquen como deben. 

Tu niño o niña pintará una linea que recorrerá toda la tarjeta simulando que es el cable o alambre que une las luces. Ahora toca remangarse y mancharse: con el dedo iremos pintando las luces alrededor del cable, intercalando los colores. 

Cuando terminemos es muy importante dejarlo secar e irse  a lavar las manos, no queremos huellas de color rojo en el sofá. 

Tarjeta 3: En relieve

Para esta tarjeta necesitaremos fieltro de varios colores, tijeras y la base para la tarjeta.

Ayudaremos a nuestro pequeño a pintar las formas que el necesita: Una hoja, un circulo, una bombilla, una palabra…

Luego será el turno de recortar todos las piezas que necesitamos para elaborar la tarjeta en relieve. Pegaremos todas las figuras con pegamento en barra y dejaremos secar.

¡Ya tenemos la tarjeta lista!

 

Tarjeta 4: Estampado de patata

Esta tarjeta también será sencilla. Cortaremos una patata a la mitad, deberá tener un tamaño en función a lo que queramos hacer. 

Con una de las mitades, nuestro pequeño la tendrá que bañar en pintura roja para hacer el cuerpo de Papá Noel, marrón para la cara de un reno, blanco para un búho… 

Estampará la patata en la base de la tarjeta y dejamos secar. Cuando este preparada, es hora de coger los rotuladores y pintar los elementos que faltan. 

Aquí os dejamos algunos ejemplos para que os inspiréis. 

Tarjeta 5: Pintar con plastilina

¿Cómo están desarrolladas tus habilidades artísticas? Quizás sea el momento de quitarle el polvo. Pintaremos un árbol y otros elementos que pueden acompañarle como bolas, regalos, la estrella… 

Luego nuestro peque con la plastilina irá coloreando cada elemento de su color. Para hacerlo solo necesitará ir arrastrando el dedo sin salirse de los límites del dibujo. 

¡Le tomará un largo tiempo de concentración y entretenimiento!

 

¡Ya tenemos nuestras tarjetas navideñas hechas! Ahora solo queda repartirlas entre los abuelos, tios, primos… toda la familia recibirá este año una tarjeta hecha a mano con mucho cariño. Y lo mejor de todo, habremos potenciado la inteligencia espacio-visual de nuestro pequeño/a.

Estaremos encantados de poder ver vuestros resultados, si os animaís a hacerlas, publicadlas en las Facebook o Twitter y mencionadnos

¿Conoces el Campamento que se hará en nuestros centros? Lee aquí más información: http://ludiland.eu/2019/11/26/el-cascanueces-un-campamento-urbano-de-ensueno/(abre en una nueva pestaña)